jueves, 19 de febrero de 2009

Vivir en la caverna


Es como tomarse un colectivo y no mirar por la ventana. 
Es como dar un beso sin involucrar al menos un sentimiento. 
Es como estar pensando en otra cosa. 
Es como bailar sin tener ganas. 
Es como hacer el amor sin mirar a los ojos. 
Es como ir a un bosque y no sentir el aroma de las cortezas. 
Es como sonreír simplemente porque todos lo hacen. 
Es como salir con alguien simplemente porque nos sentimos solos. 
Es como escuchar un canción que nos encanta sin cantarla en voz alta. 
Es como correr en una cinta en vez de hacerlo por la calle. 
Es como mirar la tele y pensar que esa es la vida. 
Es como quejarte del cambio climático mientras tiras un papel en la calle. 
Es como no abrazar cuando tenés ganas de hacerlo. 
Es como tener una relación por mensaje de texto. 
Es como no sernos realmente sinceros y fieles a nosotros mismos. 

4 comentarios:

Juan D. dijo...

"Es algo así como cansarse de todo, y todo sigue dando vueltas", de Fito

saludos

Anónimo dijo...

Recomiendo "La caverna" de Saramago.

(no)teleo

Anónimo dijo...

José de Sousa Saramago.

te (entre) leo.

Juan Pablo dijo...

Suena como un muy efectivo escape a toda esta sensibilidad que me hace tener que sufrir las cosas de más. Suena como lo que está afectando e infectando al mundo. Al ser humano. El maldito desprendimiento de lo que vale la pena de la culera vida; el vivirla. Es decir, sentirla. Proclamemos la conservación de la "presencia". No el reciclaje. No una política particular. O lo que sea. La CONSCIENCIA.