sábado, 17 de enero de 2009

Allá lejos


Se ven muchas estrellas desde la lejanía. Allá donde la luz no llega y el agua es pura. Los pájaros vuelan libres por el cielo. Su mayor problema no son las jaulas, sino volar en contra del fuerte viento. Las noches allá en la lejanía son silenciosas sólo se escuchan voces y musicas sin cables. Los amores son más simples y duraderos. Los desamores más dolorosos porque se los sufre y no se los distrae con tecnologías. Allá en la lejanía el clima es benévolo. Uno no sufre del calor, y por las noches se abriga uno un poco y ya es feliz. Los edificios son algo desconocido y no estorban entre nuestra mirada y el paisaje. Casi no hay autos, no hay bocinas y eso nos permite escuchar los sonidos olvidados. En la lejanía la gente no se si es más feliz que acá, pero si se preocupa menos por tonteras. El ritmo de vida lo marca uno y no los relojes. En la lejanía uno piensa más y se conecta más con los otros. Los abrazos y las miradas son más sinceras y tienen menos ornamentos. La luna es tan hermosa como siempre pero allá en la lejanía uno tiene más y mejor tiempo para compartir con ella. 

2 comentarios:

El Cochinillo exquisito. dijo...

Puede ser en cualquier país, incluso allí en "Lejania", pero te preferimos, (y te prefiero), en sintonia y en cercania, muy a pesaaaaaar de las verdades.

Exquisitos saludos y bienvenida !!

estrambótica dijo...

Es una gran verdad todo lo que decis. Yo senti todo eso en mi viaje al norte argentino. La lejanía me trajo paz y un encuentro profundo con la verdad.