lunes, 4 de agosto de 2008

Abrazos de osos


El pasado 9 de mayo, en Paris se realizo el "Turkish Free Hugs", festejando el "Europe day 2008". Varias personas se reunieron en una calle parisina con carteles que ofrecían abrazos gratis. Así fue como las transeúntes pasaban mirando a esta decena de personas ansiosos por ser abrazados. Extendían sus manos y brazos bien grandes cuando alguien les pasaba cerca. Algunos, los más osados, se animaban y se acercaban a recibir ese abrazo de un completo desconocido, a cambio de absolutamente nada. Se abrazaban, sonreían, y se daban palmadas o mimos en la espalda. Me emociono la noticia y las imágenes, pero no podía (ni puedo) dejar de preguntarme porque estamos en un mundo o en una sociedad mundial donde los abrazos deben ser ofrecidos por desconocidos en la calle. ¿Acaso no abrazamos en nuestras vidas? ¿Acaso estamos tan ocupados con otras cosas que nos olvidamos del contacto físico en si mismo? ¿Acaso abrazamos solamente cuando muere alguien, o cuando estamos enamorados, o cuando alguien está sufriendo? ¿Acaso es tan difícil pararse enfrente de nuestros padres, amigos, y hasta conocidos y pedirles un abrazo sin nada a cambio y sin ninguna razón mas fuerte que la necesidad de abrazar a otro ser? En fin, estas y otras dudas me surgieron con la noticia. Peor también me dieron inmensas ganas de salir a abrazar gente. Conocidos, amantes, queridos, desconocidos y hasta enemigos (que creo no tener). Así que, si alguien anda por la vida buscando un abrazo aquí estoy yo para regalárselo. Una y mil veces, quiero abrazar a la gente gratuitamente sin esperar nada más que sentir a otra persona cerca mío. Dejar que el tiempo por unos segundos se pare y permanecer abrazado fuertemente a alguien. Aquí y ahora quiero abrazar.

1 comentario:

queenero79 dijo...

Me quedo tranquilo que siempre que te veo te abrazo como si fuera el último que te fuera a dar.......